Puente de Arganda

Puente metálico de vigas parabólicas construido sobre el río Jarama por el bilbaíno Manuel Victoria de Lecea en el año 1910. Se trata de una estructura de hierro formada por 3 tramos de vigas parabólicas unidas en la parte superior por un entramado metálico, y a cada lado, hay un paso para peatones protegido con barandilla de hierro. El mismo año de la inauguración se abrió al tráfico.

El primer proyecto fue redactado por el ingeniero Enrique Calleja en 1884 con el fin de sustituir al actual puente colgante que había ocasionado algunos accidentes como el ocurrido en 1887 en el que un carro cayó al Jarama con toda su carga tras quebrarse un vigueta. La construcción de un puente de hierro era la solución. El proyecto ideado por Calleja estaba muy próximo al que definitivamente llevó a cabo Manuel Victoria de Lecea. Se trataba de un puente metálico formado por cuatro tramos de vigas parabólicas que debían apoyarse sobre las pilas y los estribos del anterior puente. El proyecto se encuentra en el Archivo del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid.

Finalmente en febrero de 1905 la Dirección General de Obras Públicas sacó a subasta pública la construcción de un puente metálico, según presupuesto, condiciones y proyecto redactado por el Ministerio de Agricultura, Industria, Comercio y Obras Públicas. Fue adjudicada en 360.000 pesetas al bilbaíno Manuel Victoria de Lecea, miembro de un conocido linaje vasco con una activa presencia en el mundo de la política, la empresa y las finanzas.