Casa Consistorial

Durante muchos años, Villar del Olmo careció de una Casa Consistorial fija. De hecho, una de las habitaciones en la parte superior de la Casa solar de los Ollauri se venía utilizando como dependencia municipal. En 1939, el estado del tejado era tan deplorable que, amenazando ruina, el entonces alcalde, D. Francisco Vázquez Toledo, solicitó al Gobernador Civil de la Provincia, Don Carlos Ruiz, un nuevo Ayuntamiento.

En la Plaza Mayor, en la parte norte, existía un corral que limitaba en su trasera con la calle del Horno. Este terreno fue elegido por la Diputación en 1947 para levantar la Casa Consitorial. Es un edificio rectangular de que tiene un avance sobre soportales con arco de medio punto sobre el que se encuentra el salín de plenos. Una vez finalizado, era Alcalde de Villar del Olmo D. Francisco Blanco y este fue inaugurado por el Gobernador Carlos Ruiz.

En la parte superior se instalaron despachos de las dependencias municipales. En la parte inferior estaba la vivienda, y calabozo. En 1959 el Gobernador Civil de la Provincia, el Marqués de la Valdavia, instaló la Centralita de Teléfonos en una de las salas de la parte inferior del edificio.

Inicialmente este edificio contaba con elementos ornamentales como un escudo labrado en piedra en la parte superior, pináculos también en piedra en las cubiertas y una barandilla en sus escaleras de madera de nogal. En intervenciones posteriores, el escudo heráldico fue sustituido por un reloj. Los pináculos y la barandilla desaparecieron.

Ubicado en una posición privilegiada, frente a la Casa de los Ollauri y la iglesia parroquial, el Consistorio es una muestra de sencillez y solidez que ha llegado hasta nuestros días sin excesivas modificaciones.


Sus dos alturas permiten que, en el segundo piso, el Salón de Plenos se abra hacia un balcón municipal. Sobre éste, en los años 70, se erigió un reloj y una veleta, dándole un aire más rústico.