Convento de la Encarnación del Divino Verbo

Conocido popularmente como el Convento de las Monjas por los colmenaretes, constituye un complejo arquitectónico de casi 7.000 metros cuadrados de gran interés y atractivo. Viven en el convento una comunidad de agustinas recoletas. Fue diseñado por Fray Lorenzo de San Nicolás. La fachada austera, de estilo barroco con tres huecos, dan paso tras un atrio a la iglesia conventual.

El cuerpo derecho lo constituye el convento de clausura que consta de coro bajo, sala capitular, sala de labor, 24 celdas, noviciado, refectorio y un hermoso claustro; y el izquierdo fue la Casa-Palacio que en su día perteneció a los Condes de Colmenar de Oreja que fundaron el convento en 1685. Tras estos una gran huerta y jardín.

Al tratarse de un convento de clausura, solo están permitidas las visitas turísticas a la iglesia del convento, durante los sábados, domingos y festivos. Para la visita de grupos en días laborales será necesaria reserva previa.