Ermita de San Roque

La Ermita cuenta con una fachada principal de cantería rematada por espadaña de piedra, con campana y pórtico de entrada antepuesta, cuya cubierta sostiene dos hermosas columnas labradas en piedra de Colmenar. Tras la Guerra Civil tuvo que ser parcialmente remodelada para lo que contribuyeron los vecinos de Colmenar y se realizaron varios festivales taurinos benéficos.

En su interior destaca el altar de madera sobredorada, formado por pequeñas columnas y en el centro la imagen de San Roque en madera tallada policromada. Su festividad se celebra el 16 de agosto, en la que vuelcan todo su afán sus vecinos del Barrio de San Roque. Suele estar abierta a diario, entre las 9 de la mañana y las 9 de la noche.