Hornos de tinajas

La fabricación de la tinaja para la elaboración y conservación del vino fue la más característica de las industrias del pueblo. Única en su género, la tinaja de Colmenar alcanzó justa fama y pobló todas las bodegas de España. De forma simultánea llegaron a funcionar hasta tres docenas de hornos.

En la actualidad, se mantienen en pie cinco o seis de éstos edificios, protegidos como piezas de arquitectura singular y única.
Una reproducción de un horno de tinajas se puede contemplar en el Museo de la Piedra de Colmenar de Oreja, en el Paseo del Cristo.